Un paso más

El técnico de la mesa te ha mandado un correo de confirmación. Mira bien que llegue la señal.

Es uno de esos correos con un botón que debes pulsar para verificar que tu dirección de correo es tuya (tú lo sabes, pero nosotros lo tenemos que comprobar).

A veces se mete en spam o en otra de esas bandejas que tienen Gmail o Outlook. Moderneces. Búscalo.

¡Ah! Si te ocurre eso, es buena idea que nos agregues a tus contactos o nos pongas en una lista blanca de correo que deseas recibir.

Corre, ve a tu correo.